domingo, 3 de febrero de 2008

La leyenda negra de "El mago de Oz"




The Wizard of Oz

En una de tantas listas que se hacen de lo mejor del año 2005, el número 1, en la categoría de mejor DVD ha recaído en la nueva edición de 3 discos "The wizard of oz" (El mago de Oz) adaptación del libro de L. Frank Baum. Es la excusa perfecta para hablar un ratito sobre ella. Parece mentira lo mucho que ha influido esta obra en realizadores posteriores como Tim Burton, David Linch (Corazón salvaje esta plagada de referencias), John Waters o Peter Jackson. El mago de Oz es la primera película de la historia en la que los números musicales no interrumpen la trama sino que se integran en la misma. Obtuvo 2 oscars en las categorías musicales. Cómo olvidar: "Sobre el arco iris" (Over the raimbow) tema considerado el mejor del siglo XX. También tuvo otras cuatro nominaciones.

Antes de leer el artículo recomiendo visitar estas dos páginas:

el trailer

Y esta es la página oficial de la película, que no tiene desperdicio.

Coleccionables de la película













Comenzamos en otoño de 1937, Louis B. Mayer ha adquirido los derechos de "El mago de Oz" para su adaptación cinematográfica, después de que el también productor Samuel Goldwyn haya sido el legítimo propietario de una opción sobre los mismos durante cinco años en los que no se produjo película alguna sobre el particular. Ya de partida la idea de adaptar a la pantalla el relato provocó cierta polémica entre el productor Arthur Freed y el director Mervyn LeRoy, que se disputaban el mérito de haber sido el primero en pensar una película sobre El mago de Oz. Freed apostaba como protagonista por una tal Frances Ethel Gumm, también conocida como Judy Garland que había iniciado su carrera cinematográfica en 1936 y cuya contribución al cine más destacada hasta ese momento había sido ejercer como interés sentimental del personaje de Andy Hardy interpretado por Mickey Rooney en Love Finds Andy Hardy (Andrés Harvey se enamora). Tiempo después se casaría con el director Vincent Minelli. De la unión nacería Liza Minelli que durante un tiempo tonteó con las drogas, como su madre, que acabó muriendo por una sobredosis de barbitúricos en1969 con 47 años. Fue nominada a un óscar a la mejor actriz por su papel en "Ha nacido una estrella" y otro a la mejor actriz secundaria por "Vencedores o vencidos". La Academia de Hollywood le concedió un óscar especial en 1939 "por la mejor actuación juvenil del año" por lógicamente "El mago de Oz". Dejó un gran legado discográfico, destacando el fantástico doble LP que grabó en el Carnagie Hall y que vendió 2 millones de copias.

"Gracias a Dios que no nos prestaron a Shirley Temple" Arthur Freed (productor de la película)


Por su parte, el estudio que iba a producir la película, Metro Goldwyn Mayer (MGM), prefería contar con una actriz más adecuada para la edad y el personaje: Shirley Temple. El problema radicaba en que la joven estrella estaba bajo contrato con la 20 Th Century Fox de Darryl F. Zanuck, y éste estaba muy poco dispuesto a cederla para que otro aprovechara su éxito. A Zanuck le apoyaba la lógica comercial y el tiempo le dio la razón en ese sentido si consideramos que Shirley Temple era la actriz más popular y taquillera del momento según los votos de la asociación de exhibidores cinematográficos americanos, esto es, los propietarios de los cines del país. En los años 1935, 1936, 1937 y 1938 ocupó el primer lugar en dicha lista como la estrella femenina más apreciada de Estados Unidos, acompañando en los tres últimos años a un peso pesado del estrellato masculino en Hollywood, Clark Gable, curiosamente inscrito en la "familia" de intérpretes de la MGM. Era lógico por tanto que Zanuck no estuviera dispuesto a ceder a su rival una baza como esa. A pesar de que según declaraba la propia Shirley Temple en su autobiografía, "Child Star", Mayer llegó a ofrecer a Clark Gable y Jean Harlow a cambio de poder contar con la estrella infantil para la película, esa versión del asunto queda en entredicho porque Jean Harlow murió el 7 de Junio de 1937, cuando Mayer todavía no había adquirido los derechos sobre la obra de L. Frank Baum. En cualquier caso, si tal oferta existió realmente, Zanuck se negó a tenerla en cuenta, y Shirley Temple acabó quedándose sin interpretar el papel de Dorothy, de lo cual siempre se lamentó. La película que hizo Shirley en lugar de El mago…, se titulaba Susannah of the Mounties y se pegó un tremendo batacazo en la taquilla. De poco sirvió que, una vez percatados de la oportunidad perdida, los responsables de la carrera de la actriz le propusieron protagonizar la adaptación de otra obra infantil, The Blue Bird (El pájaro azul), dirigida por Walter Lang un año después del estreno del Mago de Oz. Fue un sonoro fracaso que prácticamente acabó con el reinado de Temple como estrella infantil. Para acabar con la Temple, hay un rumor no confirmado que cuenta que cuando Shirley pasó de la 20Th Century Fox a la MGM a finales de los años 40, en una visita al despacho de Arthur Freed éste le enseño su miembro viril. La actriz que contaba 12 años tuvo una inesperada reacción y simplemente se echó a reír . El productor ofendido la echó de su despacho.
La segunda opción de Mayer para el papel era Deanna Durbin, nombre artístico de Edna Mae Durbin. Sin embargo en La Universal se negaron en redondo a cederla. Con quien si se quedaron fue con Judy Garland compañera de Deanna Durbin en el cortometraje de prueba Every Sunday Afternoon (Concierto al aire libre) que se hizo en 1936. Quedaba un último problema por resolver: Judy no era precisamente una niña de la edad que supuestamente tenía Dorothy (tenía 17 años), así que hubo de ponerse unas bandas para disimular el evidente desarrollo de sus senos, que también se camuflaron con unas coletas de longitud variable entre una escena y la siguiente y con frecuentes abrazos al perrito Totó (que en realidad se llamaba Terry


La leyenda del ahorcado

La rumorología popular apunta a que en una de las escenas de "The wizard of Oz", se puede ver a un hombre ahorcado al fondo de la imagen. Concretamente, la escena de marras es en la que los protagonistas cantan: "Vamos a ver al mago", pero no se trata de un hombre ahorcado, sino de un miembro del equipo que se percató de que estaba dentro del plano y rápidamente se quito de en medio. Gracias a la parada de imagen perfecta de los actuales DVD cualquiera que tenga la película puede comprobarlo, eso sí, es difícil de ver. Sin embargo, ocurrieron otros sucesos durante el rodaje que apuntan hacia una posible maldición de la película:
Buddy Ebsen iba a interpretar el papel del Hombre de Hojalata, pero cuando empezó la filmación se descubrió que el polvo de aluminio del maquillaje era tóxico. Ebsen experimentó una reacción alérgica y tuvo que abandonar el proyecto.
Otra damnificada durante el rodaje fue Margaret Hamilton, que interpretaba la bruja del Oeste. Recibió graves quemaduras en la escena en la que su personaje abandona la tierra de los Muchkin. Al parecer, el aparato encargado de crear el humo tuvo una avería y estuvo a punto de quemarla viva. La actriz encargad de sustituirla durante el mes que Margaret permaneció convaleciente también resulto herida por una explosión defectuosa…del palo de la brujeril escoba que portaba. Para redondear el laberinto de inconvenientes que acompañaron el rodaje de la película, el director de la misma, Victor Fleming, hubo de ausentarse del plató para hacerse cargo de "Gone with the Wind" (Lo que el viento se llevo), de manera que sólo pudo completar la parte en color de la fábula, dejando el rodaje de las secuencias en blanco y negro a su compañero King Vidor.
En cuanto al color, también planteó problemas en un elemento tan característico como es el Camino de Baldosas Amarillas que sigue la protagonista para encontrar al Mago de Oz. El problema es que en las primeras copias de la película las baldosas no eran amarillas, eran verdes. Tal percance obligó a parar el rodaje y repetir la filmación, repintando el camino para que apareciera como amarillo en la reproducción en Technicolor. Se utilizó pintura industrial normal y corriente adquirida en una ferretería cercana al estudio.
Por cierto, los zapatos -o chapines- de Dorothy eran al principio plateados, tal y como se indica en la historia original, hasta que el productor, Louis B. Mayer, decidió que también podían beneficiarse del color y pasaron a ser rojos. En total la producción contó con 7 pares de zapatos, cada uno de los cuales se valora actualmente en los círculos de coleccionistas de recuerdos en 1.5 millones de dólares. De hecho, sólo se conoce el paradero de 5 de ellos y los aficionados a coleccionar chismes utilizados en las películas les han adjudicado el calificativo de "Santo grial". Otra curiosidad sobre el vestuario de la película, en clave de leyenda, afirma que el abrigo que viste el profesor Marvel, adquirido en una tienda de ropa de segunda mano, era en realidad del autor del relato original en que se basaba la película, L. Frank Baum. El abrigo tenía el nombre del autor en uno de sus bolsillos. Cuando concluyó el rodaje se lo llevaron a su viuda, quien confirmó que la prenda había pertenecido a su marido.




Uno de los rumores más divertidos sobre la película tuvo su origen cuando Mervyn LeRoy, encargado de la producción, gastó una broma durante una entrevista a un periodista según la cual, los enanos reclutados para interpretar a los munchkins organizaban ruidosas orgías en el hotel donde se hospedaban, y habían obligado a poner policía en cada planta del edificio. Los enanos en cuestión no dejaban de desmentir tal rumor, pero no les sirvió de mucho, ya que la propia Judy Garland puso su granito de arena confirmando en un programa de televisión en 1962 la leyenda sobre las bacanales. De hecho el rumor llegó a cobrar tal fuerza que incluso ha merecido su propia versión cinematográfica en el film "Under the bridge", dirigida en 1982 por Steve Rash y protagonizada por Chevy Chase . En la misma, los enanos destrozan el Hotel Culver de los Ángeles. Jerry Maren, portavoz de los enanos reclutados para el largometraje, que por cierto se hacían llamar los Enanos Singer por el nombre del representante, Leo Singer, ha negado rotundamente la participación de él mismo y de sus colegas en orgías, al tiempo que aclaraba las condiciones en que fueron contratados por la productora, a razón de 50 dólares por semana, mientras el perro encargado de interpretar a Totó cobraba 125 por semana. Lo que si es cierto es que muchos de los enanos hubieron de ser doblados, bien porque no sabían cantar o bien porque no sabían hablar bien en ingles. De todos ellos , sólo los dos que le llevan flores a Dorothy hablan con su propia voz. Sin embargo uno de los enanos Meinhardt Raabe, que interpreta al juez de los Munchkin, fue durante mucho tiempo el piloto de más corta estatura de los EEUU. Durante la Segunda Guerra Mundial se ofreció voluntario, pero fue rechazado. Sin embargo le aceptaron como instructor en la Patrulla Aérea Civil. Stephen Cox se ocupo de entrevistar a 30 de los 124 integrantes de los enanosde Singer que participaron en "El mago de Oz", para escribir una recopilación de declaraciones que tituló"Los munchkin de Oz", publicada en1996. Según algunos de los entrevistados, varios de los enanos fueron despedidos por distintos motivos, entre los que destaca el caso de uno que apunto a su mujer con una pistola.
Frank L. Baum, autor de la novela, escribió 13 secuelas de la misma. En una de ellas, "La maravillosa tierra de Oz", el protagonista es un joven llamado Tip que se convierte en una bella princesa. Tres de esas secuelas fueron trasladadas al teatro en vida del autor, y él mismo se encargó de realizar varios cortometrajes sobre los personajes de Oz. Tras la muerte de Baum continuó la saga en manos de otra autora, Ruth Plumley Thompson, que escribió otras 21 novelas. Thompson dejó de escribir sobre el tema en 1939, pasando el relevo al ilustrador John R. Nail, que había sido el dibujante habitual en todas las novelas desde la primera escrita por Baum. Neil escribió otras 3 novelas, pero posteriormente han continuado publicándose secuelas, las más recientes escritas por el bisnieto del autor original, Roger S. Baum. Incluso el novelista de ciencia ficción, Philip José Farmer, escribió una novela cuyo protagonista era Hank, el hijo de Dorothy (Judy Garland).

Aquí hay ochocientos mil links

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...